Cicloturismo

Cicloturismo – Formentera también es ciclismo

Hay una isla que es más fácil recorrerla en bicicleta que en coche, pero a la que muy poca gente la identifica con ciclismo, y no porque no tenga afición ni posibilidades. Un recelo quizá justificado por la dimensión de esta maravilla del Mediterráneo.

Formentera es conocida por sus playas y calas vírgenes, su arena blanca y el azul turquesa de su costa. Un paraíso en frasco pequeño, como los mejores perfumes. Sin embargo, ¿es apta para el ciclismo? En el artículo detallo el porqué del titular.

Para llegar a ella hay que hacerlo en ferry. Desde Ibiza. A lo largo del día hay tantas frecuencias como horas, y en todas cabe la posibilidad de llevarse la bicicleta. El puerto de La Savina les dará la bienvenida. Es inevitable dejar volar la imaginación en el trayecto que separa a las dos pitiusas. Aunque la pregunta de rigor sigue presente. ¿Y la bicicleta?

¿Carretera o montaña?

Ambas. ¿Sorprendido? Por la dimensión de la isla, – apenas 85 kilómetros cuadrados-, la versátil oportunidad puede sorprender a quien todavía no la haya visitado. Sin embargo, hay rutas y posibilidades para las dos modalidades. Es un destino ideal para comenzar o finalizar la temporada.

Los ascensos al Pilar de La Mola o al Faro de Cap de Barbaria tienen su interés ciclista y su intensidad, si hablamos de carretera. Antes o después se puede haber alargado el recorrido atravesando las salinas naturales y los pueblos de interior de Sant Ferran, Sant Francesc o la preciosidad de Es Caló; con la garantía de saber que nos aguarda un final con paisaje cautivador de inevitable recuerdo fotográfico. Verdaderos miradores a la inmensidad de un horizonte marinero que ha inspirado a miles de creadores de todos las artes.

Un club de aficionados locales organiza desde hace años pruebas de ciclismo de montaña y de carretera, siendo cada vez más los participantes que terminan por convertir Formentera en una isla para ciclistas. La BTT Volta Cicloturista a Formentera es una delicia para el aficionado. En ella se conjuga dificultad técnica con caminos abiertos y seguros en un entorno que sorprenderá al más escéptico. Además, les puedo garantizar que el día siempre acompaña. Formentera es sinónimo de sol, buen clima y mejor ambiente, además de otras bondades que nos regala la vida.

La prueba de montaña se realiza en el mes de octubre, cuando el calor ya no aprieta y el ambiente veraniego es más plausible y agradable. Todavía se puede rodar vistiendo de corto, y la prueba se desarrolla en un ambiente familiar que convierte la experiencia en unos días de amistad y deporte. Después de varias jornadas de ciclismo y exigencia, la recuperación viene acompañada de la buena mesa gracias a una gastronomía regional e internacional que no defrauda. Miles de turistas repiten año tras año la visita al paraíso formenterense, y lo hacen porque además de por sus paisajes, clima, playas y mar turquesa, les puedo asegurar que la buena cocina hace su aportación.

Hemos disfrutado de la montaña, de sus riscos, miradores, caminos de montaña presididos por el litoral de la isla. Cada rincón tiene su encanto y pureza. Porque Formentera se caracteriza por ser la más natural, la menos perjudicada de todas las Islas Baleares por la intervención especulativa de políticos y empresarios turísticos. Algo que ha conseguido preservar la hermandad entre naturaleza y el ritmo vital de sus habitantes. Un encanto que se convierte en refugio temporal para los visitantes que pasan unos días en ella.

Seguramente nunca pensó ir a Formentera a practicar ciclismo. Desde ahora ya sabe que tiene una experiencia pendiente. Tiene la posibilidad de hacerlo en la próxima BTT Volta Cicloturista de Formentera en el mes de octubre, o bien, si se prefiere competir, cabe empezar la temporada participando de la Volta Formentera de carretera. Una trepidante carrera que recorre en un circuito la isla entera para terminar en alto, con un ascenso de pura potencia y regulación de casi tres kilómetros con el imponente Faro del Pilar de Formentera de testigo principal.

Aunque es probable que prefiera la opción más formenterense de todas. La que no tiene plan establecido ni causa que lo ordene. La del libre albedrío. Tres o cuatro días de desconexión total con bicicleta incorporada. ¿Carretera o montaña? Ambas.

Escrito por Fernando Gilet

Fotos: BTT cicloturista Formentera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.