Puertos Cicloturismo

Lacets de Montvernier, la sorpresa de los Alpes

Los Lacets de Montvernier han sido y son una sensación entre los cicloturistas. La espectacularidad de la subida, que en realidad es la primera parte del ascenso al col de Chaussy, un duro puerto de primera categoría que se puede además combinar con otros grandes colosos alpinos como la Croix de Fer y el Glandon, montañas que están ubicadas justo en el lado opuesto del valle, o la mítica Madeleine, que se encuentra a escasos kilómetros de esta espectacular subida. 

Es un lugar muy atractivo y en épocas estivales o fines de semana, es fácil encontrar mucho tráfico, ya que tras el paso del Tour de Francia por sus rampas, los amantes de la montaña quedaron enamorados de esta carretera. Es algo estrecha, por cierto, y en adelantamientos o cuando coincidan dos coches en la ruta, puede ser requerida la paciencia. El ascenso es duro, aunque no excesivamente largo, unos tres kilómetros únicamente. Pero merece la pena. 

Hay capillas, cascadas, vía ferrata, ruta senderista, incluso hasta un valle precioso que contemplar desde este constante mirador que son los Lacets. En el descenso cuidado precisamente con las trazadas, el tráfico y no tomar demasiada velocidad. Con el constante curveo es difícil hacerlo, cierto, pero mejor prevenir que curar, que diría el refranero.  

Reportaje más amplio

Texto: Lucrecio Sánchez  (@Lucre_Sanchez)
Fotos: 1001puertos

Incluido en el nº4 de HC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.