HC Historia

Marco Pantani: sus 10 mejores momentos

El 14 de febrero de 2004 nos dejó el eterno ‘Pirata’, una fecha que rompió el corazón a tantos y tantos aficionados que se habían enganchado al ciclismo a través de sus épicos ataques, tan famosos incluso fuera de este deporte. De apariencia icónica, su ritmo de escalada fue único, y todo escalador que ha despuntado después y ha sido comparado con el italiano ha sufrido la coletilla de «puede que incluso mejor, pero nunca como Marco».

Portada de nuestro nº1, el italiano ha vivido una carrera un tanto intermitente, pero intensa. En forma, ha sido automática su presencia en las victorias. Momentos en su gran mayoría buenos, ante grandes rivales y en las mejores cimas.

  1. GIRO DE ITALIA 1994 – Merano

Es su primera gran victoria. Prácticamente nadie conocía a este buen escalador que acudía a la corsa italiana en apoyo de Claudio Chiappucci. La siguiente etapa, la reina, fue bien conocida por su rivalidad con Indurain y la maglia rosa, el ruso Berzin.

Etapa Lienz – Merano, donde en 1994 estrenó su casillero en la ronda italiana.

2. GIRO DE ITALIA 1994. Locura camino de Deux Alpes

Aquí comenzaría su idilio con la cima francesa. Sin embargo, pese al duro ataque con Agnello, Izoard y Lautaret en el menú, su ataque no fructificó y fue controlado con relativa facilidad por el pelotón.

Aventura arriesgada en los Alpes franceses: todo o nada.

3. EL RÉCORD DE ALPE D’HUEZ. Aún vigente

De hecho, ni siquiera en contrarreloj ha sido superado. Una auténtica exhibición ante rivales de la talla de Jan Ullrich y Richard Virenque, sus predecedores en el podio final de París de aquel año. Gran Tour de Marco.

Todavía la subida más rápida al mito alpino

4. «CUÁNDO EMPIEZA LO DURO DE LA MARMOLADA», dijo

Cuentan sus compañeros de equipo en el Mercatone que Pantani preguntó cuándo empezaba la parte dura del puerto, los últimos kilómetros del Fedaia, ese passo mítico que tantas batallas ha deparado en los Dolomitas italianos. Lo sorprendente es que llevaban ya algún kilómetro en dicha zona. Así de fácil iba.

Pantani acabó cimentando ese día su gran victoria en el Giro

5. MADELEINE, DE ALIADO A ENEMIGO. La gran defensa

El duro puerto alpino estaba ubicado para que los escaladores atacasen a los rodadores y no al contrario. Al haber reventado la carrera en el Galibier y vestir de amarillo, Marco recibió el imparable ataque de su gran rival, un Jan Ullrich que dio todo lo que tenía en dicho ascenso.

Pantani sostiene bien el ataque de Ullrich

6. MURCIA, COLONIA DE CESENATICO: las probaturas de Pantani

El ‘Pirata’ hacía sus pruebas en el Collado Bermejo, donde dejó su impronta para lucirse y sentenciar una bonita victoria que se recuerda mucho entre los aficionados de la zona.

El de Mercatone se lució en las rampas del collado Bermejo

7. OROPA MUESTRA QUE MARCO ES IMPARABLE. O casi…

Un pinchazo le hace quedarse de su gran rival, Laurent Jalabert. El francés aprovecha para abrir hueco, pero el transalpino le da alcance y sentencia el Giro en la cima del santuario con gran facilidad.

Todo eran exhibiciones en la montaña de aquel Giro

8. DECISIVO INCLUSO EN BAJA FORMA. Garzelli ganó su único Giro

El de Mercatone tenía sustituto: Garzelli, que fue mucho más regular a lo largo de la carrera. Aún tuvo que esperar a la cronoescalada a Sestrieres, pero en el Izoard, camino de Briançon, gastó los últimos cartuchos para desbancar a Casagrande, la maglia rosa.

Pantani decidió el Giro en favor de Garzelli

9. COURCHEVEL, LA PENÚLTIMA BALA DEL TOUR. Faltaba Joux Plaine

Lance Armstrong humilló a Pantani dejándole vencer en la cima del Mont Ventoux. Sus declaraciones fueron tomadas como una afrenta y el italiano corrió el resto del Tour con la única intención de hacer perder el Tour al americano. Izoard, Courchevel y Joux Plaine fueron testigos de los nervios del maillot amarillo.

Courchevel fue escenario de su última victoria en el Tour

10. L’ULTIMO ABORDAJE DEL ‘PIRATA’. Simoni no le perdonó

Un Pantani muy menor se atrevió a lanzar un ataque en las últimas rampas de aquel Giro. Simoni, dominador en 2003, no le permitió alegrías y secó el ataque del mito, aludiendo antiguas rivalidades y celos.

Cascata del Toce vio el último ataque de este mítico escalador

Escrito por: Lucrecio Sánchez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *