Reseñas

Reseña – El Afilador

El ciclismo es una narración“. La frase es de Ander Izagirre (autor de joyas como “Plomo en los Bolsillos” o “Cómo ganar el Giro bebiendo sangre de buey“) en su artículo sobre el Muro de Sormano en el volumen 1 de “El Afilador”. Una sentencia que resume el espíritu de esta publicación periódica que la editorial Libros de Ruta ha ido sacando anualmente a lo largo del pasado lustro. Un pequeño lujo a modo de revista en cinco volúmenes que atesoran 34 “artículos y crónicas ciclistas de gran fondo” salidas de las mentes y plumas de 21 autores diferentes.

Su formato de libro de bolsillo la hace ideal para llevar a cualquier parte e ir descubriendo sus historias mientras vamos al trabajo en el transporte público, ocupamos nuestro tiempo en una sala de espera, nos relajamos en el sofá de casa o esperamos en una cuneta el paso de nuestros ídolos a pedales. Nacida en septiembre de 2016, esta serie se cerraba con la quinta entrega en diciembre de 2020, endulzando las Navidades de un annus horribilis pandémico. Un quinto volumen que sustituía la característica cenefa arcoíris de los cuatro números anteriores por una bandera a cuadros que simbolizaba que esta gran prueba de fondo llegaba por fin a la meta. Una decisión que celebramos, porque, aunque siempre nos gusta que haya más, cinco números permiten que se convierta en colección asequible y al mismo tiempo rica y atractiva para lucir en las estanterías de todo buen amante de la lectura.

La gran variedad y heterogeneidad de artículos, autores y temáticas ofrece una gran oportunidad para recordar, para descubrir y para disfrutar de muchos aspectos de la bicicleta. En esta reseña destacaremos brevemente un par de títulos de cada volumen, no por ser los mejores, pues eso es totalmente subjetivo, si no por ser aquellos que más nos han llamado la atención. Sirva este somero repaso para animaros a leer todas y cada una de las piezas de esta antología.

Del primer volumen de la serie destacamos “Zeus”, de Pedro Horrillo. El exciclista eibarrés demuestra una vez más que escribe tan bien o mejor como pedaleaba. Un recuerdo a una marca mítica que sirve para hacer historia y análisis social con una empresa cuyo auge y caída simboliza el de tantas industrias del norte peninsular. El corto camino del éxito al drama y cómo esto se refleja en las personas y el paisaje urbano componen un análisis periodístico de primer nivel. El fiel escudero de Óscar Freire vuelve a participar en los volúmenes dos y cuatro.

También en esta entrega inaugural llama la atención la pieza “No digas nada por favor” del periodista Fran Reyes, actual responsable de comunicación del equipo Kern Pharma. El autor almeriense narra la génesis y desaparición del proyecto hispano chileno de equipo continental PinoRoad. Una auténtica aventura digna de la mejor serie de Netflix que va de Murcia a la isla de Chiloé, en Chile, y por la que desfilan personajes de todo pelaje. Un relato en primera persona de las vivencias de un grupo de trabajadores que ven cómo un sinvergüenza de la peor calaña juega con sus ilusiones sin ningún tipo de escrúpulo. Una historia que destapa todo lo que hay detrás del ciclismo continental, un cajón de sastre que puede llevar a situaciones cercanas a la ciencia ficción. Al igual que Horrillo, Fran Reyes repite colaboración en el segundo y el cuarto volúmenes.

Del segundo número nos quedamos con “Txomin Perurena. Luz en años oscuros” de Carlos Arribas, el gran cronista del ciclismo en España, que se acerca a las memorias de uno de los mejores ciclistas de nuestra historia. Un recorrido por los recuerdos de una auténtica personalidad de nuestro deporte, que hace gala de su identidad vasca con honestidad y orgullo, revisitando unos tiempos en los que las balas dividieron a todo un pueblo.

Uno de los colaboradores de nuestra revista, Ángel Olmedo Jiménez, también asoma en las páginas del segundo número de “El Afilador” con su artículo “El Fugitivo”. El autor tomellosero homenajea la figura de un paisano manchego, el alcarreño Jose Luis Viejo. Un repaso de su carrera que tiene como epicentro la hazaña lograda en el Tour de Francia de 1976 camino de Manosque, que aún pervive como el récord de la mayor ventaja del primero al segundo clasificado en una etapa de la ronda gala.

(…) Se retira a la edad de 106 años el deportista más viejo del mundo, condecorado por la República Francesa, superviviente de dos guerras mundiales y traficante de armas en Venezuela“. Así empieza “La última vuelta del señor Marchand”, del periodista Daniel Burgui, en el volumen tres. ¿Quién no se queda con ganas de leer todo lo que viene después? El periodista navarro acompaña a este apasionante y vital personaje de la historia del deporte amateur, relatando sus vivencias y filosofía de vida. Un bonito recuerdo de un Robert Marchand que nos dejaba hace menos de un año con nada menos que 109 vueltas al sol.

Por original, curiosa y relevante, nos quedamos con la pieza del autor mexicano Gabriel Zapata ” Cuando “El Che” ayudó a unos ciclistas a recuperar una fotografía”. El título ya resume perfectamente esta interesante anécdota que une en pocas páginas la historia de la Vuelta a México con un personaje, por entonces desconocido, que llegaría a convertirse en uno de los iconos más relevantes de la historia del siglo XX:

Las Islas Canarias y la Vuelta a España vuelven a estar de moda y cada vez suenan con más fuerza rumores y sueños de recuperar ese paraíso atlántico en la ronda española. Por ello merece la pena repasar la relación entre la gran vuelta y las Islas Afortunadas en el fantástico trabajo de Juanfran de la Cruz en el volumen 4. El periodista barcelonés es el único autor con presencia en los cinco volúmenes, demostrando en todos ellos, como también hiciera en su biografía sobre Gustaf Deloor, que es uno de los referentes de cabecera en el estudio de la historia y la geografía ciclista de España.

Cuando el ciclismo de inicio de temporada mira al Golfo Pérsico y la Península Arábiga, merece la pena cambiar el foco a otro territorio “exótico” para el viejo ciclismo europeo. En “Vinos, flamencos y arena: el Tour de Argelia de 1949” el escritor cántabro Marcos Pereda desarrolla alrededor de ese evento, un relato sobre la historia del ciclismo del norte de África. Los asiduos lectores de los artículos y libros de Pereda disfrutarán de su estilo desenfadado y sin pelos en la lengua (o en el teclado) y de su conocimiento y manejo bibliográfico, que volverán a estar presentes en el volumen 5 de “El Afilador”.

Los puntos UCI vuelven en 2022 a la palestra con el final del famoso trienio y la expectación por los posibles descensos y ascensos en el WorldTour, pero la máxima autoridad del ciclismo mundial ya había pasado anteriormente por “grandes ideas” para fomentar la competitividad. Una de estas ocurrencias condicionó la elaboración de las plantillas de la temporada 2013, llevando a decisiones surrealistas a equipos como el mítico Euskaltel, que debió abandonar su esencia, poniendo una losa que acabaría teniendo consecuencias fatales en el futuro del proyecto. Jorge Quintana, quien fuera director del añorado Meta2Mil, recupera esa historia en “Un pingüino en el Sahara”, que forma parte del último volumen de la serie, en la que ya había participado en las dos primeras entregas. La figura del marroquí Tarik Chaoufi, su llegada al equipo naranja y su imposible adaptación son los protagonistas de un año que aún escuece en la afición vasca.

Last but not least, cerramos este repaso con “El fugaz paso de Tony Capper por el Tour de 1987” de nuestro compañero Raúl Ansó. El navarro es, además de parte fundamental de este nuestro proyecto de divulgación ciclista, un apasionado y sabio de la historia de nuestro deporte, como demuestra en esta pieza en la que analiza la participación en la ronda gala del peculiar equipo británico ANC. Para entender cómo uno de los peores equipos de la historia de la Grande Boucle lograba estar presente en la línea y las condiciones más que discutibles en las que afrontaron ese reto, es necesario conocer la figura de otro de esos personajes dignos de novela, Tony Capper. Un tipo que no puede dejar indiferente a nadie y al que os invitamos a descubrir en este fantástico artículo.

Podríamos seguir repasando historias, todas ellas recomendables, en estos cinco volúmenes que guardamos como oro en paño en nuestra biblioteca, porque son de esos a los que puedes volver a acudir para recordar algún pasaje concreto o para disfrutar de un buen momento de literatura ciclista.

Escrito por Víctor Díaz Gavito (@VictorGavito)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.