Carreras Historia

Tirreno-Adriático 2014: Contador destroza a Nairo Quintana

Tirreno-Adriático comenzó a ser territorio de vueltómanos cuando la organización dejó de lado los recorridos preparatorios para las clásicas, aunque algunos conservaba, y apostó por la inclusión de una llegada en alto de gran relevancia y una contrarreloj que bien podía ser utilizada como test de cara a objetivos futuros. De ese modo, ciclistas como Froome, Nibali o Contador intentaron llevarse a casa el tridente más famoso, al menos de tierra firme. 

Kwiatkowski empezó muy bien, mostrando hechuras de gran ciclista. Sin embargo, pronto se vio que la carrera iba a estar entre el mayor rival de Froome en el Tour anterior y el que iba a serlo en el resto de la temporada. Nairo Quintana y Alberto Contador se citaron en la primera llegada en alto que no era excesivamente dura. El madrileño ganó el primer asalto y parecía que iba a ser el rival a batir con la contrarreloj final a su favor, por lo que el colombiano guardó una bala para la etapa reina. 

El Passo Lanciano invitaba a moverse de lejos, con el muro de Guardiagrele preparado para dinamitar un pelotón que no iba a esperar tanto. En la subida principal del día se movió el ciclista de Movistar, con mucha fuerza y buscando el desfallecimiento del pinteño. Éste no sólo no se arrugó, sino que forzó un poco más la marcha manteniendo unos metros delante del colombiano. Esa guerra psicológica fue muy dura e intensa hasta que el ganador del Giro en aquel ejercicio cedió de forma definitiva y tuvo que conformarse con un segundo puesto final que supo amargo. 

Fue uno de los pocos duelos entre ambos, que coincidirían en alguna escapada del Tour de Francia o en la mítica etapa de Formigal en la Vuelta a España. Ambos en plenitud y con hambre de victoria por muy diversos motivos. 

Foto: Sirotti
Texto: Lucrecio Sánchez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.