Ciclistas Vuelta

El nuevo renacer del ciclismo español: la era post-Valverde

Sólo se oye hablar de la dupla de jóvenes de oro. Es legítimo, son los dos corredores a los que se ha estado esperando durante años. Recuerdo únicamente las irrupciones de Valverde, Chava Jiménez y Alberto Contador a esa altura de expectativa. Ya como sean capaces de lograr algo en esta Vuelta, se cae el estadio. Ese puede ser su mayor enemigo irónicamente.

Carlos Rodríguez parece más maduro que Juan Ayuso. Están en escuadras muy diferentes y viviendo un
desarrollo muy dispar. Juan Ayuso está siendo llevado entre algodones, sin trabajar más de la cuenta por nada más que su propia evolución. No ha llegado a la veintena y su espíritu, en palabras del propio
‘Matxin’ debe ser de ganador, de acostumbrarse a tener el carácter del campeón, de ir a ganar, de no
quedarse con las ganas.

Por su parte, Carlos se ha incorporado este 2022 al equipo Ineos de pleno. Ya es tratado como uno más
en el escalafón y cuando tiene que trabajar para sus líderes, lo hace y punto. Cuando tiene ocasión de brillar, lo intenta y ha ido dando sus frutos. Ser capaz de ganar el Campeonato de España, una etapa en
la Itzulia y de estar entre los mejores en la Vuelta a Burgos sin síntomas inequívocos de que hay madera y que de está ya en una esfera próxima a esos candidatos al podio de la grande en la que está a punto de debutar. Su falta de experiencia en los esfuerzos a tres semanas vista es el único ‘pero’ que se le puede poner, si es que hay que buscarle alguno.

Sin embargo, observo algo que me gusta aún más. La presión, los titulares, el interés está transitando hacia estos dos ciclistas que se desarrollan además en conjuntos punteros del ciclismo de élite. Pero cero atención están recibiendo otros jóvenes que están en un estado de forma superlativo y que van a ser tan o más importantes que Ayuso y Rodríguez a medio y largo plazo. Esa clase media que ha perdido el ciclismo español está en sus manos, y en este caso hay que señalar a un equipo que será responsable de todo ello: Kern-Pharma.

La estructura navarra trabaja a largo plazo e incluye en la Vuelta a varios de sus jóvenes más prometedores. Además de los evidentes casos de Raúl García Pierna, Roger Adriá o Igor Arrieta, que se marcha a debutar como jefe de filas en el Tour de l’Avenir y no será seleccionado en la Vuelta, hay otros ciclistas de los que poco se habla y que tienen una pinta estupenda. Veremos a Urko Berrade, al nivel del prometedor Santiago Buitrago, una de las grandes promesas colombianas.

Pau Miquel, otro joven valor al que habrá que seguir. Este 2022 está suponiendo un año de descubrimiento de la máxima categoría en pruebas como Romandía, Lieja o San Sebastián. Hay ciclista. Al igual que en Galván y Parra, que también saltan al ruedo.

Pero no sólo es cuestión del Kern. Euskaltel alinea a Mikel Azparren y Carlos Canal, por ejemplo, con un futuro magnífico ante sus ojos. El adiós de Valverde supone irónicamente un nuevo comienzo. El ocaso que da lugar al renacer de un nuevo día.

Escrito por Jorge Matesanz

Fotos: Sirotti

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.